La filtración en el punto de uso ofrece protección para los usuarios finales cuando hay patógenos presentes en el sistema de agua. La gama T-Safe® incluye filtros de ducha para una protección inmediata.

Estos cabezales de ducha bacteriostáticos incluyen un filtro de grado de esterilización de 0,2 micrones que garantiza la protección contra Legionella, Pseudomonas y otros patógenos de agua hasta durante 92 días.

Sistema de reemplazo por color

Los cabezales de ducha deben desmontarse, limpiarse y desinfectarse trimestralmente. No obstante, pocos usuarios lo hacen porque los sistemas que utilizan no pueden desmontarse completamente para facilitar un mantenimiento efectivo.

Las duchas antimicrobianas de reemplazo codificadas por color T-Safe® son la solución ideal. La placa frontal de la ducha puede retirarse sin herramientas, lo que significa que el usuario puede inspeccionar visualmente el estado interno de la ducha en cualquier momento. Este producto ha sido especialmente diseñado para mejorar el control de infecciones y proporcionar un entorno más seguro para el usuario.

Ventajas de T-Safe frente a un cabezal de ducha estándar

Antimicrobiano

  • T-Safe cuenta con tecnología Biomaster, integrada en la totalidad del producto en el momento de su fabricación.
  • El material antimicrobiano no puede desprenderse del producto a causa del agua o los arañazos, y permanecerá activo durante toda la vida útil del producto.
  • Está demostrado que Biomaster reduce hasta en un 99,99% las bacterias perjudiciales como Pseudomonas, Legionella o MRSA.

Rentable

  • El difusor T-Safe resulta más económico de sustituir que un cabezal de ducha estándar.
  • Gracias a su diseño, son necesarios menos productos químicos durante el proceso de limpieza del producto.
  • Los difusores pueden sustituirse en unos segundos, ahorrando muchas horas de trabajo de mantenimiento y limpieza al usuario de la ducha bacteriostática.