Recubrimiento de cobre

La cobertura con cobre se realiza en minutos, en una unidad móvil que se desplaza hasta el propio hospital, centro médico o residencia. Se desmontan las superficies como manivelas, manijas o pomos de puertas, que tiendan a tener contacto directo con las manos y puedan ser foco de transmisión de virus, bacterias y hongos. Posteriormente, un equipo especializado realiza la cobertura de estos elementos.

El cobre es un material biocida, que dificulta la proliferación y desarrollo de microorganismos, por lo que, actualmente, es una de las mejores opciones para mantener los espacios compartidos más seguros.

Además, el proceso ahorra costes y reduce el impacto ambiental que produciría cambiar todos los elementos y superficies por otros nuevos.

Objetos y superficies que pueden recubrirse con cobre:

  • Manijas de puerta
  • Pulsadores
  • Grifos
  • Botón de cisterna
  • Pasamanos
  • Interruptores