Plaga de roedores en casa

Signos de que hay una plaga de roedores en casa

El final del verano se acerca y tenemos septiembre a la vuelta de la esquina, época en la que los roedores deciden buscar refugio y alimentos en las casas.

Además, durante el verano los roedores tienden a reproducirse más, por lo que las poblaciones han llegado a su nivel máximo, lo que supone una amenaza constante para todo tipo de construcciones: casas, locales, fábricas, etc.

Las ratas y los ratones se pueden introducir en casa colándose por pequeños orificios, a través de cañerías o por los espacios entre el cableado eléctrico, o incluso, realizando la entrada ellos mismos, por ejemplo, excavando un túnel del exterior de la casa al interior.

Si hay roedores en una  vivienda es fundamental contratar un servicio de desratización para acabar con la plaga y evitar poner en peligro a las personas que viven en el hogar.

Signos para detectar la presencia de ratas y ratones

No es necesario ver al roedor por el interior de la casa para saber que se encuentra ahí. Si se aprecian objetos mordisqueados, restos fecales o sonidos procedentes de su acción roedora, se puede deducir que hay ratas o ratones en el hogar.

  • Excrementos y orina. Los excrementos frescos son negros, brillantes, formando una estructura aglomerada que se fragmenta fácilmente. En cuanto a la orina, los roedores suelen dejar rastros lineales. Si hay muchos roedores, se suele apreciar olor a almizcle y amoniaco, además enfocando con una linterna de infrarrojos manchas de orina en el suelo, se obtiene un halo de color verdoso, que destaca de forma clara.
  • Objetos roídos. Las ratas y ratones están continuamente royendo materiales. Así, un indicador seguro de la presencia de roedores es el ver marcas de dientes en alimentos, cables, papeles, etc.
  • Manchas en el suelo. Como resultado del contacto del cuerpo del roedor con la superficie, los roedores suelen dejar manchas de color que van del negro al gris oscuro.
  • Sonidos. Otra forma de detectar si hay roedores en la casa es mediante el oído. Su presencia puede delatarse fácilmente por el sonido de ratas o ratones corriendo, luchando o royendo materiales. Especialmente se escuchan estos sonidos durante la noche.