plaga ratones zaragoza madrid

Cómo controlar la presencia de roedores en las casas

Como adelantábamos en el artículo anterior, el otoño también es una estación propicia para la propagación de determinadas plagas. Entonces hablábamos sobre la prevención de la procesionaria y hoy nos centraremos en las ratas y ratones de campo.

Es en esta época de retirada de las cosechas cuando se producen algunas variables que incitan, como principales motivos, la emigración de los roedores anidados en los campos y zonas baldías cercanas a los mismos. Por una parte, la falta de su fuente de alimento durante meses, así como la remoción de sus anidaciones por la maquinaria de recolección y, no menos importante, por la llegada de los primeros fríos.

Con ello, las ratas y ratones se trasladan entonces a los núcleos urbanos y viviendas en busca de alimento, refugio ante sus depredadores naturales y un hogar en el que mantenerse caliente cuando bajan las temperaturas.

Las infestaciones de roedores aumentan sustancialmente en esta época del año en las poblaciones y edificios ya que estos animales se sienten atraídos por el calor y la acumulación de residuos. Cámaras de aireación, desagües y falsos techos son lugares propicios en los que se suelen introducir ratas y ratones, así como alcantarillas, riberas de los ríos o entre la maleza.

El roedor busca lugares oscuros, cálidos y cercanos al agua y alimento. Cualquier acumulación de basuras o depósitos de materiales también son lugares ideales para que construyan sus nuevos hogares, por lo que mantener la casa limpia y no acumular basura es fundamental para evitar a estos roedores.

No hay que descuidar en las viviendas unifamiliares el dificultar en lo posible el acceso de las ratas y ratones al alimento que se facilita a los animales domésticos y que sin duda es una parte importante del soporte alimenticio de las ratas cuando se introducen en estos lugares.

Una plaga de ratas o ratones puede dar más de un disgusto ya que, aparte de ser potenciales responsables de pérdidas económicas debido al destrozo de instalaciones, son portadores de parásitos que suponen un riesgo que puede llegar a ser de cierto relieve para la salud del ser humano y los animales domésticos. Los ratones y las ratas pueden transmitir enfermedades graves por mordedura o sirviendo como reservorios a vectores intermedios como mosquitos, pulgas, etc. que posteriormente inoculan la enfermedad ya desarrollada en su picadura.

Además, cabe destacar la facilidad reproductiva de estos animales, ya que suelen parir de 5 a 8 crías de un solo parto y ello lo llegan a hacer unas cinco veces al año. Esto hace que pasen de ser casi imperceptibles a convertirse en verdaderas plagas.

Control de roedores

En nuestros hogares, la prevención debe ser siempre la primera línea de actuación, buscando indicios de presencia de roedores, como heces o roeduras, y tratando de eliminar las vías de acceso desde el exterior.

Generalmente, sólo mediante la contratación de los servicios profesionales de control de ratas y ratones se puede frenar su propagación. Si sospechas que existen roedores en tu hogar, oficina o local, no dudes ponerte en contacto con Alcora Salud Ambiental.

Somos especialistas en Desratización en las comunidades de Aragón y Madrid, con un servicio que incluye el control de la situación de las instalaciones, protección integral contra roedores en edificios y vallados, inspecciones mensuales, planes de seguimiento, adaptación de los tratamientos y recogida de restos.

1 comentario

Los comentarios están desactivados.