¿Cuáles son los síntomas de la Legionella?

La legionella o legionelosis es una enfermedad causada por la bacteria Legionella pneumophila, que se encuentra presente en los sistemas de suministro de agua y son capaces de sobrevivir en ambientes húmedos, cálidos y en sistemas de aire acondicionado. Según la Organización Mundial de la Salud, la Legionella se localiza alrededor de todo el mundo.

 

Las personas que enferman tras estar expuestas a esta bacteria pueden presentar dos formas clínicas totalmente diferenciadas: la enfermedad de legionario o legionelosis, una infección pulmonar que se caracteriza por ser una neumonía con fiebre alta, y conocida como fiebre de Pontiac, que se manifiesta con fiebres muy elevadas. En lo que respecta a la gravedad de la enfermedad, esta puede ir desde una tos leve hasta una neumonía de carácter grave.

La mayoría de las infecciones se manifiestan en adultos de mediana o avanzada edad. Los niños pueden contraer la infección en muy raras ocasiones y cuando esto ocurre, la enfermedad se manifiesta de una forma menos grave.

Síntomas más habituales

Los síntomas dependerán de la enfermedad que padezca la persona afectada. La fiebre de Pontiac suele manifestarse como un cuadro gripal, con debilidad, dolores articulares, cansancio, fiebre, tos… que en la gran mayoría de los casos se resuelven en pocos días sin necesidad de tratamiento. Es por ello que muchas infecciones de este tipo son diagnosticadas como una gripe.

En el caso de la neumonía por Legionella, los síntomas suelen ser más graves, con malestar general, tos y expectoración, sensación de falta de aire, dolor en el tórax al respirar y, en formas más graves, cierto grado de alteración de la conciencia.

Factores de riesgo

Existen ciertos factores de riesgo que aumentan las posibilidades de que una persona contraiga la enfermedad tras estar expuesto a la bacteria:

  • Edad avanzada
  • Alcoholismo y tabaquismo
  • Ciertas enfermedades, como la insuficiencia renal o diabetes
  • Enfermedades pulmonar crónicas
  • Medicamentos o tratamientos que inhiben el sistema inmunitario, como la quimioterapia y los esteroides

 

Como ocurre con muchas enfermedades, el mejor tratamiento es la prevención. En Alcora Salud Ambiental llevamos más de 25 años realizando tratamientos preventivos y curativos contra la bacteria Legionella en las redes de agua de edificios e instalaciones industriales. Contáctanos.